martes, 7 de abril de 2020

Teresa Enríquez


Teresa Enríquez (1450-1529). Mecenas, coleccionista, impulsora de la medicina, culta. Erigió el primer hospital higienista de España. El hospital de la Santísima Trinidad que acogía a caminantes, prostitutas o huérfanos. Se levantó a partir de 1503 y fue  la primera villa protorrenacentista de España, en el municipio toledano de Torrijos.


Teresa Enríquez  era una mujer que rompía los cánones femeninos de la época. Fue enfermera durante la conquista de Granada. Era hija del Almirante de Castilla, y su esposo, Gutierre de Cárdenas, era contador de los Reyes Católicos y alcalde de Toledo. Era, además, amiga personal de Beatriz Galindo, maestra de Isabel I, y de Beatriz de Bobadilla, consejera de la reina. Enríquez era prima de Fernando el Católico.


La muerte de su marido en 1503 la abocaba a ser recluida de por vida en un convento. Sus hijos esperaban el momento de recibir la enorme herencia que les correspondía. Pero - dijo no.


Pleiteó contra sus hijos y ganó. La gran fortuna que poseía la dedicaría, a partir de entonces, a convertir en realidad su gran sueño: construir la primera villa protorrenacentista del reino, la Ciudad de Dios con hospitales, conventos, iglesias y palacios. La levantó sobre unas 25 hectáreas del actual casco urbano de Torrijos Todo siguiendo las técnicas arquitectónicas y sanitarias más modernas del momento.


 


La villa ducal que anhelaba la compondrían un palacio, dos hospitales, dos conventos, una colegiata… Tardó en levantarlos menos de 20 años. Para evitar su decadencia, los dotó de un sistema de financiación propio, lo que permitió que estos sobrevivieran casi inalterados hasta la Desamortización de Mendizábal de 1836. Las edificaciones se mantuvieron más o menos en buen estado hasta que a principios del siglo XX comenzaron a ser desmontadas. A partir de 1901, las principales joyas arquitectónicas de su sueño pusieron rumbo a museos y propiedades privadas de todo el mundo: el Museo Arqueológico Nacional de Madrid (MAN), el Victoria & Albert Museum de Londres, en el Museo de Honor de la Legión de San Francisco (EE UU) o el castillo de Villandry, en Francia, entre otros.


Era famosa por dar ella misma de comer a los pobres que se iban acercando a su villa en los dos hospitales de Torrijos: Consolación y la Santísima Trinidad y que fueron levantados siguiendo criterios racionales modernos, que rompían con la tradición medieval. El de la Santísima Trinidad es, de hecho, el primer hospital higienista que se construye en España durante el reinado de los Reyes Católicos. Fue diseñado con una arquitectura que hacía pedazos los oscuros trazados medievales. Con mucha  luz y áreas de ventilación.


Fue una mujer excepcional que creó  también escuelas para músicos o médicos, algunos de cuales terminaron ejerciendo en América


Artículo completo


https://elpais.com/cultura/2020-04-05/la-ciudad-que-sono-una-mujer.html