jueves, 2 de febrero de 2012

Wislawa Szymborska :una poeta que no era "del montón"




Wislawa Szymborska. ( 2 de julio de 1923-1 de Febrero  de 2012). Poeta polaca.

Su poesía es una mezcla de emoción e ironía, metafísica y cotidianidad. Escribió una poesía reflexiva y moralizante, intimista, irónica y llena de paradojas, eligiendo siempre palabras "sencillas y claras", frecuentemente coloquiales.

 De su poesía se desprende una preocupación antropológica basada en la finitud humana, en la debilidad del hombre frente a la naturaleza, con el hombre en el centro de sus interrogantes. Para ella,"Solo las preguntas un poco ingenuas son verdaderamente profundas".

Es un lenguaje sencillo, coloquial, que rehúye lo enfático y que, como sucede con los poetas mejores, obliga a saborear poco a poco cada uno de sus versos, cada una de las palabras y a reflexionar sobre ellas, aunque sean ‘Las tres palabras más extrañas’: “Cuando pronuncio la palabra Futuro,/ la primera sílaba pertenece ya al pasado./ Cuando pronuncio la palabra Silencio,/ lo destruyo./ Cuando pronuncio la palabra Nada,/creo algo que no cabe en ninguna no existencia




 Poema "Del montón"

Soy la que soy, casualidad inconcebible como todas las casualidades.Otros antepasados podrían haber sido los míos y yo habría abandonado otro nido,o me habría arrastrado cubierta de escamas de debajo de algún árbol.En el vestuario de la naturaleza hay muchos trajes.Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.Cada uno, como hecho a medida,se lleva dócilmente hasta que se hace tiras.Yo tampoco he elegido,pero no me quejo.Pude haber sido alguien mucho menos personal.Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre, partícula del paisaje sacudido por el viento.Alguien mucho menos feliz criado para un abrigo de pieles o para una mesa navideña,algo que se mueve bajo un cristal de microscopio.Árbol clavado en la tierra,al que se aproxima un incendio.Hierba arrollada por el correr de incomprensibles sucesos.Un tipo de mala estrella que para algunos brilla.¿Y si despertara miedo en la gente,o solo asco,o sólo compasión?¿Y si hubiera nacido no en la tribu debida y se cerraran ante mí los caminos?El destino hasta ahora ,ha sido benévolo conmigo.Pudo no haberme sido dado recordar buenos momentos.Se me pudo haber privado de la tendencia a comparar.Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,lo que habría significado ser alguien totalmente diferente.







Tuvo numerosos premios entre ellos el  Nobel de Literatura 1996 por "la precisión irónica con la que ha iluminado fragmentos de la realidad humana en su contexto histórico e ideológico".


Obras : "Llamada al Yeti" (1957), Poemas escogidos" (1964), "Cien consuelos" (1967), "Poemas" (1970), "Por si acaso" (1972), "Poemas escogidos" (1973), "Tarsius y otros poemas" (1976), "Un gran número" (1977) y "Poemas escogidos II" (1983).Posteriormente editó "La gente sobre el puente" (1986), " Poesía" (1987), recopilación de la mayor parte de su obra poética, "Velada del autor: Poemas" (1992) o "Fin y principio" (1993).



Wisława Szymborska y sus Collages








Wisława Szymborska no concebía sus pequeños collages como un mero entretenimiento. Se divertía con ellos, pero el fin último era felicitar el año nuevo a sus amistades.

En esas pequeñas cartulinas que a veces alguien le traía del extranjero, la poeta pegaba fotografías recortadas de periódicos y revistas y les ponía títulos cuya ironía estallaba al mezclarse las palabras con la imagen. 



Un titular proveniente quizá del anuncio de algún electrodoméstico, ‘Cinco años de garantía’, sirve para acompañar una estampa matrimonial.

Dos periquitos en aparente charla pueden llegar a la conclusión de que el sexo es una cuestión privada.

‘Demasiados pensamientos’ es el balance para un hombre que parece desnucado.










A un fiero león le acompaña la advertencia de que “no tuvo la más mínima consideración con los polacos’.

Un varón que con los ojos vendados camina a tientas es el “hombre atractivo que busca esposa”.

Otros no requieren siquiera de un título para mudar de significado: una mano tienta la nalga de una Venus velazqueña privada del amorcillo y del espejo, un gato adquiere una personalidad inquietante con su dentadura humana, una cabina de teléfonos irrumpe en medio de un parque idílico, un atildado caballero saluda llevándose a la mano su cabeza en vez del sombrero.







Como sucede con sus collages, en la poesía de Szymborska aflora una aparente ligereza, una ironía bienhumorada bajo cuya estructura leve se adivina una enorme carga de profundidad.

Frases de Wisława Szymborska







Escribo de la realidad y los sueños son una parte de la realidad.

Donde no hay eternidad se acumulan diez mil antigüedades muy antiguas.

Al elegir, rechazo: no existe otro método.

El mundo es cruel, pero merece también otros calificativos más compasivos.

Las cosas que no se saben son las que convierten la vida en algo fascinante.

¿Cómo vivir? Me preguntó alguien en una carta, yo le iba a preguntar lo mismo.

No dejo de asombrarme, de quedarme sin habla. Escucha cuán rápido me late tu corazón.

Heredamos la esperanza, regalo del olvido. Verás cómo entre ruinas damos a luz niños.

En el paraíso perdido de la probabilidad. En otra parte. En otra parte. ¡Sonora expresión!

Todo es mío y nada me pertenece, nada pertenece a la memoria, todo es mío mientras lo contemplo.

Conozco pintores que pueden trabajar mientras llevan una conversación. En poesía eso es imposible.

Inagotables, inabarcables, peculiares por una hebra, un grano de arena, una gota de agua: paisajes.

19 comentarios:

  1. Alma se tiene a veces. / Nadie la posee sin pausa / y para siempre. / Día tras día, / año tras año / pueden transcurrir sin ella. / A veces solo en el arrobo / y los miedos de la infancia / anida por más tiempo. / A veces nada más en el asombro / de haber envejecido”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las que no tenemos alma como decias tú, en los juegos surrealistas que compartimos somos unas des-almadas

      Eliminar
    2. Muy buena respuesta

      Eliminar
  2. Amor a primera vista

    Ambos están convencidos
    de que los ha unido un sentimiento repentino.
    Es hermosa esa seguridad,
    pero la inseguridad es más hermosa.

    Imaginan que como antes no se conocían
    no había sucedido nada entre ellos.
    Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
    en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

    Me gustaría preguntarles
    si no recuerdan
    -quizá un encuentro frente a frente
    alguna vez en una puerta giratoria,
    o algún "lo siento"
    o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
    pero conozco su respuesta.
    No recuerdan.

    Se sorprenderían
    de saber que ya hace mucho tiempo
    que la casualidad juega con ellos,

    una casualidad no del todo preparada
    para convertirse en su destino,

    que los acercaba y alejaba,
    que se interponía en su camino
    y que conteniendo la risa
    se apartaba a un lado.

    Hubo signos, señales,
    pero qué hacer si no eran comprensibles.
    ¿No habrá revoloteado
    una hoja de un hombro a otro
    hace tres años
    o incluso el último martes?

    Hubo algo perdido y encontrado.
    Quién sabe si alguna pelota
    en los matorrales de la infancia.

    Hubo picaportes y timbres
    en los que un tacto
    se sobrepuso a otro tacto.
    Maletas, una junto a otra, en una consigna.
    Quizá una cierta noche el mismo sueño
    desaparecido inmediatamente después de despertar.
    Todo principio
    no es mas que una continuación,
    y el libro de los acontecimientos
    se encuentra siempre abierto a la mitad.

    De "Fin y principio" 1993

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este tema del que habla en este poema siempre me ha fascinado,haber compartido cosas,espacios,lugares con alguien a quien conociste mucho más tarde y que puesto que no le conocías no sabes lo que puedes haber compartido con esa persona.
      Los anónimos que te cruzas en la calle y que a lo mejor un día llegan a formar parte de tu vida

      Eliminar
    2. Si,yo también lo he pensado,A.G

      Eliminar
  3. No era del montón,ya lo creo,que no era del montón,me gusta su ironía.Odio la poesía de la solemnidad y Wislawa Szymborska estaba alejada de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su poesía es muy cercana,llega a todas las sensibilidades,no todos los poetas lo consiguen

      Eliminar
  4. Has elegido uno de sus mejores poemas,Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son buenos casi todos,Sergio.Todos sus poemas tienen al menos,algún verso que conmueve

      Eliminar
  5. Era una poeta que encontraba la magia sin buscarla,mediante palabras sencillas y una increíble ironia.
    Me gusta el poema "Estadísticas" pero no me deja copiarlo así que si os interesa y no lo conocéis ,buscadlo en A media voz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí está, Alice,aunque no estoy de acuerdo con ella hay gente que es inmortal gracias a la obra que deja tras de sí
      "Contribución a la estadística"
      De cada cien personas,
      las que todo los saben mejor:
      cincuenta y dos,
      las inseguras de cada paso:
      casi todo el resto,
      las prontas a ayudar,
      siempre que no dure mucho:
      hasta cuarenta y nueve,
      las buenas siempre,
      porque no pueden de otra forma:
      cuatro, o quizá cinco,
      las dispuestas a admirar sin envidia:
      dieciocho,
      las que viven continuamente angustiadas
      por algo o por alguien:
      setenta y siete,
      las capaces de ser felices:
      como mucho, veintitantas,
      las inofensivas de una en una,
      pero salvajes en grupo:
      más de la mitad seguro,
      las crueles
      cuando las circunstancias obligan:
      eso mejor no saberlo
      ni siquiera aproximadamente,
      las sabias a posteriori:
      no muchas más
      que las sabias a priori,
      las que de la vida no quieren nada más que cosas:
      cuarenta,
      aunque quisiera equivocarme,
      las encorvadas, doloridas
      y sin linterna en lo oscuro:
      ochenta y tres,
      tarde o temprano,
      las dignas de compasión:
      noventa y nueve,
      las mortales:
      cien de cien.
      Cifra que por ahora no sufre ningún cambio

      Eliminar
  6. Es una poeta excelente,digo es y no era a pesar de su muerte porque su poesía será de las que perduran ,no es una poeta de "modas" ni de "ismos" es ella y por eso perdurará

    ResponderEliminar
  7. Carlos,Leonor,María,comparto vuestra admiración por ella

    ResponderEliminar
  8. Notable precisión descriptiva y finísima percepcion, nos trasciende para la posteridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu poético comentario, Álvaro

      Eliminar
  9. Hermosa recensión. Toda persona que degusta a Szymborska tampoco es del montón.

    A mí me habría gustado tratarla personalmente, de haber sido polaco y haber sobrevivido a la guerra mundial y a la revolución. Aunque,¿por qué no aprender polaco para poder leerla en el original? Estoy seguro de que nos permearía mucho más sumergidos en la lengua original.

    ResponderEliminar