lunes, 30 de enero de 2012

Tina Modotti



Tina Modotti (Undine, Italia, 1896-1942) Fotógrafa, modelo y revolucionaria. Fue una de las mujeres que se adelantaron a su tiempo: lucho por los derechos de los más desfavorecidos, apoyó la causa de la libertad en varios países, vivió su vida sin importarle los convencionalismos sociales y fue una de las fotógrafas más importantes de su tiempo.




Tina había nacido en Undine, una pequeña ciudad de fábricas textiles en el norte de Italia. A los 17 años emigró con su familia a San Francisco, donde se empleó en una fábrica de seda (de 1913 a 1914) y después como modista (hasta 1917). Se casa con el poeta y pintor Roubaix de l’Abrie Richey y al año siguiente trabaja en Hollywood como actriz de películas mudas. En 1921 conoció a Edward Weston, fotógrafo norteamericano  y trabaja  como su modelo. Eso hace que ella se interese por la fotografía, por lo que comienza a estudiarla con él. Un año más tarde, en 1922, llegó a México donde conoció a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros, con quienes tuvo una gran amistad. Se hizo miembro de Partido Comunista en 1927. 






Participó activamente en la campaña "Manos fuera de Nicaragua" en apoyo a la lucha de Augusto Sandino, y ayudó a fundar el primer comité antifascista italiano.  En 1928, en una manifestación en protesta por la ejecución de Sacco y Vanzetti, conoció a Julio Antonio Mella, dirigente estudiantil cubano, y cuando éste es asesinado en 1929, Tina es tenida como sospechosa, en el supuesto que conocía al asesino o era su cómplice.  A principios de 1930,  es falsamente acusada de conspirar para asesinar a Pascual Ortiz Rubio, presidente de México, por lo que fue detenida y  expulsada de México acusada injustamente de conspirar para asesinar al Presidente. 




Llegó a Alemania a mediados de 1930. Viajó a la Unión Soviética donde se reencontró con Vittorio Vidali, a quién había conocido en México. Participó en el Socorro Rojo Internacional. En 1934 partió hacia España. Después de la rebelión militar en 1936, se alistó al Quinto Regimiento y trabajó con las Brigadas Internacionales, con el nombre de María, hasta el fin de la guerra. En 1939 regresó como asilada a México, donde continuó con su actividad política a través de la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi. En 1940, el gobierno de Lázaro Cárdenas anuló su expulsión de 1930. Murió, de un ataque cardiaco, el 5 de enero de 1942.



14 comentarios:

  1. Para Tina Modotti
    Hermana, no duermas, no, no duermas
    tal vez tu corazon oye crecer la rosa
    de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa.
    Descansa dulcemente, hermana.
    La nueva rosa es tuya, la nueva tierra es tuya:
    Te has puesto un nuevo traje de semilla profunda
    Y tu suave silencio se llena de raíces.
    No dormirás en vano, hermana.
    Puro es tu nombre, pura es tu frágil vida
    De abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma,
    De acero, línea, polen, se construyó tu férrea,
    tu delicada estructura.
    El chacal a la alhaja de tu cuerpo dormido
    aún asoma la pluma y el alma ensangrentada
    como si pudieras, hermana, levantarte,
    sonriendo sobre lodo.
    A mi patria te
    llevo para que no te toquen,
    a mi patria de nieve para que tu pureza
    no llegue el asesino, ni el chacal, ni el vendido:
    Allí estarás tranquila.
    ¿Oyes mi paso, un paso lleno de pasos, algo
    grande desde la estepa, desde el Don, desde el frío?
    ¿Oyes un paso firme de soldado en la nieve?
    Hermana, son tus pasos.
    Ya pasarán un día por tu pequeña tumba
    antes de que las rosas de ayer se desbaraten.
    Ya pasarán a ver los días, mañana,
    donde está ardiendo tu silencio.
    Un mundo marcha al sitio donde tú ibas, hermana.
    Avanzan cada día cantos de tu boca,
    en la boca del pueblo glorioso que tú amabas.
    Tu corazón era valiente.
    En las viejas cocinas de tu patria, en las rutas
    polvorientas, algo se dice y pasa,
    algo vuelve a la llama de tu dorado pueblo,
    algo despierta y canta.
    Son los tuyos, hermana: los que hoy dicen tu nombre
    los que de todas partes, del agua y de la tierra,
    con tu nombre otros nombres callamos y decimos
    Porque el fuego no muere.


    Pablo Neruda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fuego de las mujeres luchadoras nunca muere,tiene razón Neruda en ese poema que le dedica a T.Morotti.Una vez encencida la llama de la libertad siempre perdura en las generaciones venideras por mucho que el machismo y el fascismo intenten apagarla.

      Eliminar
    2. Si hay ejemplos hay seguidoras,eso es lo bueno,Marta

      Eliminar
  2. Es una de mis fotógrafas y mujeres favoritas,como miliciana se hacía llamar María como yo.La tuve de foto de perfil una buena temporada,con eso ya lo digo todo:¡¡¡¡me encanta!!!

    ResponderEliminar
  3. Una mujer bandera,en todos los sentidos

    ResponderEliminar
  4. Yo leo la biografía de estas mujeres y me dan ganas de coger el primer tren ,irme de aventurera al otro confín de la tierra y comerme el mundo.Me parece como si estuviera perdiendo la vida,cuando la comparo con la de ellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran tiempos de revolución y de sueños,Teresa

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias a ti por el tuyo, Hortensia.
      Besos

      Eliminar