jueves, 27 de octubre de 2016

Angelica Kauffmann .Pintora suizo-austriaca. Una de las fundadoras de la Royal Academy de Londres.



Angelica Kauffmann (Chur (Cantón de los Grisones, Suiza, 30 de octubre de 1741 - 5 de noviembre de 1807) Pintora suizo-austriaca. Angelica fue una de las fundadoras de la Royal Academy de Londres. Sus mejores trabajos fueron los de pintura de historia




Angelica creció en Austria, donde su padre, Johan Winckelmann, era pobre y un pintor bastante mediocre, pero muy bueno enseñando a su precoz hija.

Angelica pronto aprendió varios idiomas, leía incesantemente, y mostraba un destacado talento como música. Su mayor progreso, no obstante, era en pintura; y al cumplir los doce años se había hecho famosa, de tal manera que obispos y nobles posaban para ella. 




En 1754 su padre se la llevó con él a Milán. Posteriormente repitieron más visitas a Italia, de larga duración: en 1763 visitó Roma, regresando de nuevo en 1764. De Roma marchó a Bolonia y Venecia. En Italia  re muy bien recibida,  tanto por su talento como por su encanto personal.

Se expresaba con facilidad en francés e inglés, y como resultado de esto último, era una retratista popular entre los ingleses que visitaban Roma. Estando en Venecia, Lady Wentworth, la esposa del embajador inglés, le pidió que la acompañase a Londres. 




Una de sus primeras obras fue un retrato de David Garrick. Lady Wentworth le abrió las puertas de la sociedad, y fue bien recibida en todas partes, mostrándole especialmente un gran favor la familia real.

Su amigo más fiel, sin embargo, fue el pintor sir Joshua Reynolds. En su cuaderno de notas, aparece con frecuencia el nombre de la pintora, como Miss Angelica o Miss Angel, y en 1766 él la pintó, un cumplido que ella devolvió con su Retrato de Sir Joshua Reynolds. Otra prueba de su intimidad con Reynolds se encuentra en su variación de la obra de Guercino titulada Et in Arcadia ego, un tema que Reynolds repitió unos años más tarde en su retrato de la Sra. Bouverie y la Sra. Crewe.




Cuando, en 1767, ella fue víctima de un engaño para casarse clandestinamente con un aventurero que pasaba por ser un conde sueco (el Conde de Horn), Reynolds ayudó a liberarla.

Es sin duda alguna debido a los buenos oficios de Reynolds que Angelica fuese una de las fundadoras de la Royal Academy, estando entre los firmantes de la famosa petición al rey para que estableciera una Academia Real de Pintura y Escultura.

En su primer catálogo de 1769 ella aparece con «R. A.» después de su nombre (un honor que compartió con otra mujer, Mary Moser ; y contribuyó con la pintura Entrevista de Héctor y Andrómaca, y otras tres composiciones clásicas.



Desde 1769 hasta 1782, Angelica exhibió sus pinturas en la exposición anual, enviando a veces hasta siete cuadros, generalmente con temas clásicos (Ariadna abandonada por Teseo) o alegóricos. Una de las más notables fue Leonardo expirando en los brazos de Francisco I, de 1778. 




En 1773 fue escogida por la Academia, con otros, para decorar la Catedral de san Pablo, y fue ella quien, con Biagio Rebecca, pintó la antigua sala de lectura de la Academia en Somerset House.

Sus mejores trabajos eran los de pintura de historia, la categoría más lucrativa dentro de la pintura académica del siglo XVIII.

Bajo la dirección de Reynolds, la Academia hizo un gran esfuerzo para promocionar la pintura de historia entre un público, el inglés, que estaba más interesado en encargar y comprar retratos y paisajes.

A pesar de la popularidad que Kauffmann disfrutaba en la sociedad inglesa y su éxito como artista, estaba decepcionada por la relativa apatía que los ingleses sentían hacia la pintura de historia.

Al final, abandonó Inglaterra y marchó al continente, donde este género era mejor estimado y pagado.

Se casó con Antonio Zucchi (1728-1795), un artista veneciano por entonces residente en Inglaterra. Poco después ella se retiró a Roma, donde se hizo amiga, entre otros, de Johann Wolfgang von Goethe, quien dijo que ella trabajaba más duro y lograba más que ningún otro artista que él conociese, pero siempre impaciente, quería hacer más (Viaje italiano de Goethe, 1786-1788) y vivió durante 25 años con gran parte de su antiguo prestigio



En 1782 murió su padre; y en 1795 su marido. Siguió contribuyendo a la Academia de manera intermitente, exponiendo por última vez en 1797.

En 1807 murió en Roma, siendo honrada con un espléndido funeral dirigido por Canova. Toda la Accademia di San Luca, con numerosos eclesiásticos y virtuosos, la siguieron hasta su tumba en Sant'Andrea delle Fratte, y, como en el entierro de Rafael, dos de sus mejores pinturas fueron llevadas en procesión.



Obras:

Ariadna abandonada por Teseo, Leonardo expirando en los brazos de Francisco I, 1778.Autorretrato con traje típico de Vorarlberg, 1781.La muerte de Alcestis, 1790.Et in Arcadia ego.Retrato de Sir Joshua Reynolds.Retrato de David Garrick, 1764




La crítica ha dicho que sus figuras carecen de variedad y expresión; y sus hombres parecen a veces mujeres masculinizadas, pero es porque  en aquella época, las artistas femeninas no tenían acceso a modelos masculinos. Su colorido, sin embargo, queda bastante bien definido como «alegre». En 1911 podían verse habitaciones decoradas por su pincel en varias mansiones privadas.


En Hampton Court había un retrato de la duquesa de Brunswick; en la National Portrait Gallery, un Autorretrato. Otros cuadros suyos se conservan en París, Dresde, en el Hermitage de San Petersburgo, y en la Alte Pinakothek de Munich. El cuadro de Múnich es otro Autorretrato; y hay un tercero en la Galería de los Uffizi en Florencia. 

Pero quizá sea conocida sobre todo, por los numerosos grabados a partir de sus dibujos hechos por Schiavonetti, Bartolozzi y otros. Los de Bartolozzi especialmente aún encuentran un favor considerable entre los coleccionistas.

Su vida fue escrita en 1810 por Giovanni de Rossi. La artista también sirvió como inspiración para una novela romántica de Leon de Wailly (1838) y basó la novela de la Sra. Richmond Ritchie en la revista The Cornhill Magazine en 1875 titulada Miss Angel.

En 2007, el correo austríaco emitió un sello postal coincidiendo con el 200 aniversario de su fallecimiento, ilustrado con su Selbstbildnis in Wäldertracht ('Autorretrato con traje típico de Vorarlberg') de 1781, que se encuentra actualmente en el Museo Provincial del Tirol (Tiroler Landesmuseum Ferdinandeum), en Innsbruck


No debe ser confundida con la también pintora Angelika Kaufmann, que nació en 1935 en Carintia, Austria.